Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Síguenos en:

Buscar:

Contáctenos

NUESTROS SÍMBOLOS

ESCUDO

El escudo que nos identifica como colegio, no es de uso exclusivo. Es utilizado por todos los colegios corazonistas del mundo y es el escudo de armas oficial del Instituto de los Hermanos del Sagrado Corazón.

 

En términos simples nuestro escudo podría leerse del modo siguiente: en campo de oro, el Corazón de Jesús ensangrentado, destilando tres gotas de sangre; inflamado al natural (llamas decolor ordinario), rodeado de una corona de espinas de color natural y dominado de una cruz latina negra; en la parte inferior, casquete esférico boreal del globo terráqueo con tierra y agua en su color natural. La banderola o cinta de color azul celeste y recamada de oro lleva la divisa: "Ametvr cor Jesv", en letras del mismo color.

 

Si bien en la heráldica todo tiene su propia interpretación, aquí queremos resaltar aquello que nuestro escudo quiere significarnos como comunidad educativa. En realidad quiere expresar lo que es el centro y motor de la congregación de los Hermanos del Sagrado Corazón, y que los Hermanos tratan de hacer realidad allí donde ejercen su apostolado y misión.

BANDERA

El color rojo representa el ardor juvenil, la energía del comienzo de la vida, el empuje de quien se inicia en la lucha por la supervivencia y por un mundo mejor, todo ello apoyado en la pureza de espíritu, moralidad, buen actuar y paz, simbolizados por el blanco que ocupa el corazón de la bandera.

 

HIMNO

Coro

Al futuro mirando optimistas

congregados por un ideal

avanzamos los corazonistas

en fraterna y total unidad.

I

Juventud, juventud que se abraza de Jesús a su buen corazón,

se convierte en la luz de una raza que presagia un futuro mejor.

En honesta y constante batalla a las ciencias queremos llegar,

superando la cruel ignorancia, requisito que exige el triunfar.

II

Policarpo marcó el derrotero educando en la fe y el amor

y a asistir se entregó con esmero enseñando el camino hacia Dios

y en la llama de amor refulgente que brota del Sacro Corazón

encendió aquella fuerza creciente que hoy nos une en virtud y valor.

III

Compromiso con Dios y la patria por el bien de nuestra sociedad,

asumimos con fe y esperanza con la fuerza que el amor nos da.

Crecimiento de fe responsable y virtuosa y cabal formación,

esto brindan los claustros amables de nuestra querida institución.